Mar. Nov 30th, 2021

Desde el momento en que esperas tu primer hijo, te bombardean con mensajes sobre la importancia de la lectura. Y con razón: Los beneficios de la lectura en todas las etapas del desarrollo del niño están bien documentados.

Afortunadamente, educar a un lector es divertido, gratificante y relativamente fácil. Cuando la lectura es una parte agradable de la vida cotidiana, los niños desarrollan actitudes positivas hacia la lectura.

Estos consejos para padres muestran cómo hacer que la lectura forme parte de la vida de los niños en edad preescolar y escolar.

¿Cómo animar a tus hijos a leer?

Animar la lectura antes de que sepa leer

Hablar con tu hijo, incluso antes de que aprendan a leer, les ayudará a aprender importantes habilidades lingüísticas. La mayoría de los niños necesitan un lenguaje oral sólido para desarrollarse como lectores y escritores.

Utilizando frases cortas y sencillas, puedes hablarle de sus actividades diarias, de lo que está viendo y haciendo, de su entorno, de los tamaños de los objetos, de las formas y los signos, etc.

Lee con tu hijo todos los días

Tu hijo puede adquirir desde temprano la conciencia de las convenciones básicas de la lectura que a los adultos nos parecen naturales, como que se lee de izquierda a derecha y de arriba a abajo. De este modo hasta los más pequeños ganarán vocabulario.

Pasar el dedo índice por debajo de las letras mientras lees ayudará a tu hijo a darse cuenta de que las palabras impresas tienen un significado. Poco a poco puedes pedirle que identifique las letras y los sonidos.

Modela los buenos hábitos de lectura

Ayuda a tu hijo a entender que la lectura es importante dejándolo ver como consultas mapas, libros, recetas e instrucciones. Guarda los libros que le interesan, incluso si aún no sabe leer, en un lugar con fácil acceso.

Animar la lectura en edad escolar

Una vez que tu hijo empiece la escuela primaria o incluso el preescolar, deberías trabajar en conjunto con sus profesores para mejorar sus habilidades lectoras.

Al reforzar las destrezas en las que el profesor de tu hijo hace hincapié, estarás complementando lo que ha aprendido a lo largo de la jornada escolar. A continuación, encontrarás algunas formas de animar a tu hijo en edad escolar a leer.

  • Sigue siendo un buen modelo de conducta: Deja que tu hijo te vea leer, pues no hay mejor modelador de la conducta que el ejemplo.
  • Ten en casa una variedad de materiales de lectura: Asegúrate de tener materiales de lectura tanto para disfrutar como para consultar información.
  • Anima a tu hijo a practicar la lectura en voz alta: Escucha con frecuencia a tu hijo leer en voz alta y elógialo mientras lo hace. Inicia conversaciones y discusiones sobre el libro que está leyendo.
  • Escribe notas cortas para que tu hijo las lea: Por ejemplo, anota sus responsabilidades domésticas semanales para que las tenga en cuenta.
  • Fomenta las actividades que requieran lectura: Cocinar (leer una receta), construir un mueble (leer las instrucciones) o aprender cómo se fabrican copias de mandos de garaje (leer un libro de referencia) son algunos ejemplos.
  • Establece un tiempo de lectura, aunque sólo sean 10 minutos cada día: Asegúrate de que en la habitación de tu hijo haya una buena luz para leer y llena sus estanterías de libros y revistas que sean fáciles de leer y de alcanzar.
  • Restringe el tiempo ante las pantallas. Cuanto menos tiempo pase tu hijo viendo las pantallas (TV, móvil, ordenador o tablet), más tiempo tendrá para actividades relacionadas con la lectura.

Para ayudar a tu hijo a tener éxito en la escuela, debes poner de tu parte para asegurarte de que empiece la escuela con una sólida base de habilidades lingüísticas y con el genuino deseo de aprender.

Por admin